Pintura

Alberto Greco

Alternative Text

Artista plástico y performático, nació en Buenos Aires en 1931. Fue uno de los pioneros de la vanguardia informalista en Argentina. Con sus memorables vivo-ditos, desarrolló un lenguaje condicionado por la trasgresión de normas estéticas, la jerarquía de la acción como forma y la presentación de sí mismo como referencia artística primera. Comenzó su producción en los albores de la caída del peronismo. En la escena del arte argentino su obra se inscribe de una manera conflictiva. Sus propuestas lograban ser siempre una excepción para el panorama artístico porteño de fines de los 50. En 1954, luego de estudiar un tiempo en los talleres de Cecilia Marcovich y Tomás Maldonado, Greco se instaló en París gracias a una beca otorgada por el gobierno francés. En ese contexto se interesó por el informalismo. En 1956, después de viajar por Italia, Austria, Londres y Arlés, Greco regresó a Buenos Aires. En la galería Antígona intentó presentar una serie de cartulinas monocromas pero no se lo permitieron, por lo que exhibió finalmente algunos guaches de su paso por París. Viajó a Brasil, donde permaneció entre 1957 y 1958. Entre sus actividades más relevantes en ese país se destaca una exhibición individual en el Museo de Arte Moderno de San Pablo. Obtuvo el Premio Adquisición del Estado de San Pablo en pintura. Volvió a la Argentina para concretar el sueño de formar un movimiento informalista. Los primeros puntapiés de este movimiento se definieron con la muestra Informalismo, realizada en la galería Pizarro en 1959. Ese mismo año, este mismo grupo hizo una exposición en las salas del Museo Eduardo Sívori, con el auspicio del Museo de Arte Moderno de Buenos Aires. Entre 1960 y 1961 el artista fue excluido de todas las instancias de consagración propiciadas por certámenes institucionales. En octubre de 1961 realizó su última muestra de pinturas en Buenos Aires en la galería Pizarro, a la que tituló Las monjas. En 1962, Greco decidió trasladarse a París. Inauguró un tipo de manifestación fundada en la idea de que la obra ya está hecha, sólo hay que señalarla. En marzo de 1962 llevó a cabo una intervención en la exhibición Antagonismos 2, de Yves Klein, César y Arman, en el Museo de Artes Decorativas. En 1963, después de ser acusado de blasfemo en Roma por el polémico montaje teatral de arte vivo-dito titulado Cristo 63, se instaló en Madrid. En 1965 elige para suicidarse la ciudad de Barcelona, comunicando a sus allegados que pondrá fin a su vida. En 1991, en el IVAM de Valencia, se presentó la mayor muestra dedicada a Greco; la misma muestra se pudo ver, un año más tarde, en el Museo Nacional de Bellas Artes de Buenos Aires.