Pintura

Julián C. González

Alternative Text

Nació en Buenos Aires el 25 de octubre de 1899. De familia humilde, tuvo que trabajar desde muy joven y lo hizo principalmente como pintor de paredes. Atraído por la pintura artística, ingresó en la Escuela Superior de Bellas Artes “Ernesto de la Cárcova” donde, en 1926, se graduó como profesor de Dibujo. Su principal orientador y guía fue el maestro Pío Collivadino quien lo introdujo en el mundo de la plástica. Influido por la paleta de Collivadino, sus primeros pasos se dirigieron al paisaje campestre, lleno de luz y de color, pero a los pocos años le va dedicando especial atención a la técnica del grabado y del aguafuerte y logra, con las tintas y los tonos apagados, reflejar mejor la melancolía de los barrios antiguos y las casas coloniales a los que dedicó gran parte de su obra. En 1930 obtuvo el premio “Laura Barbará de Díaz” en el XXXI Salón Nacional de Grabado y en 1940 se radicó definitivamente en la localidad de Ituzaingó en la provincia de Buenos Aires. Realizó numerosas exposiciones en Buenos Aires y en el exterior, en Chile, Brasil, Uruguay, España e Italia. González -que falleció en Ituzaingó el 31 de agosto de 1968- es uno de los tantos artistas olvidados por el mercado de arte pero sus obras se pueden contemplar en importantes museos: el Nacional de Bellas Artes, el Nacional del Grabado, el “Eduardo Sívori”, el de Bellas Artes de La Boca, el “Mitre” y en museos provinciales y municipales, así como en salones y galerías de Italia.